¿Qué es la personalidad? Identidad vs. Reputación

logo hogan 2

Est post es original del blog de Hogan. Click aquí para ver el original. 

Casi todo el mundo reconoce la importancia de la personalidad para distinguir a las personas entre sí y para emitir juicios sobre los demás. Por ejemplo, al seleccionar una pareja romántica, nuestra investigación muestra que el 79% de los hombres y el 84% de las mujeres citan la personalidad como su consideración principal. Pero, ¿qué es la personalidad exactamente? En un nivel básico, podemos decir que es la disposición o cableado central de una persona y los pensamientos, sentimientos y comportamientos que se derivan de ello. La mayoría de nosotros creemos que somos íntimamente conscientes de nuestra propia personalidad, pero esta creencia es sólo parcialmente cierta. De hecho, somos expertos en nuestra personalidad desde el interior, que se puede definir como identidad. Nuestras identidades están formadas por las historias que contamos sobre nosotros mismos y, como con cualquier buena historia, tendemos a torcer la verdad. En el caso de la identidad, la historia suele ser demasiado optimista.

Otros no tienen acceso a las historias de nuestras identidades. En cambio, experimentan nuestras personalidades desde una perspectiva externa para decidir el otro componente importante de nuestra personalidad: la reputación.

Identidad versus Reputación

A menudo existe una división entre identidad y reputación. Con frecuencia nos juzgamos mal, ya sea siendo demasiado duros con nosotros mismos o, en la mayoría de los casos, inflando nuestras capacidades y comparándolas con las de los demás. Por lo tanto, tendemos a una comprensión incorrecta de nuestro propio desempeño, de nuestra sensibilidad interpersonal, habilidades de liderazgo, capacidad para juzgar el carácter, resolución de problemas, sentido del humor, etc. Sin la reputación (como otros nos ven), nuestras identidades pueden desviarse fácilmente hacia el reino del talento fantaseado. Un gran escaparate de los errores de cálculo de la identidad se puede encontrar en la fase de audiciones del programa de telerrealidad American Idol. Incluso si nunca ha visto este programa, probablemente esté familiarizado con escenarios, ya sea en la ficción o en la vida real, donde un concursante sorprendió a los jueces con el talento mostrado durante la audición o la horrenda falta del mismo. Centrémonos en lo último: las personas que rinden menos en sus audiciones y se sorprenden, se enojan y se sienten abrumadas por la incredulidad cuando jueces como Simon Cowell les dicen sin rodeos a los aspirantes que no pueden cantar.

Lo fascinante de estos casos es que muchos de estos cantantes inexpertos hacen las audiciones pensando que están a punto de dar una de las mejores actuaciones de la temporada. Claramente, estos concursantes están hiperconcentrados en sus identidades y se aplastan cuando se les dice que los demás no los perciben como ellos se perciben a sí mismos. Afortunadamente, en lugar de humillarnos en la televisión nacional, podemos consultar la extensa base de datos de investigación de la personalidad de Hogan para conocer más sobre la importancia de nuestra reputación.

Reputación> Identidad

Nuestros datos muestran que los concursantes de American Idol no son inusuales y que una proporción significativa de personas adoptan enfoques centrados en la identidad para sus carreras en los negocios. Esta ignorancia reputacional es a menudo consecuente porque el éxito ocupacional depende en gran medida de lo que los demás piensan de uno, mientras que la identidad es mayormente irrelevante. De hecho, realmente no importa qué tan apto crees que eres para un trabajo u oportunidad porque todo lo que tiene importancia sucede durante la interacción social, lo que requiere un esfuerzo consciente. Dicho sin rodeos, durante cada interacción ganamos o perdemos un poco de estatus y aceptación, y ocasionalmente corremos un riesgo real de vergüenza menor y un riesgo leve de humillación total. La reputación es el resultado acumulativo de estas interacciones. La reputación, es decir, cómo te perciben los demás, determina si te contratarán para un trabajo en particular. Una vez que te contratan, determina los resultados de tus evaluaciones de desempeño, oportunidades de avance y más. Otras personas toman decisiones sobre ti, y esas elecciones se basan en la reputación, no en la identidad. Todas las decisiones importantes que otros toman sobre ti en la vida se basan en quién creen que eres, no en quién crees que eres.

Además, desde un punto de vista práctico, la reputación es el único aspecto observable y consecuentemente medible de la personalidad, razón por la cual las visiones modernas de la estructura de la personalidad comienzan con el modelo de los cinco grandes de rasgos de personalidad, que se centra en la personalidad desde el punto de vista del observador. La identidad, por otro lado, no tiene una base de medición ni una taxonomía de medición consistente, a pesar de 100 años de discusión e investigación. Eso no significa que la identidad sea totalmente irrelevante; puede ser un medio muy fiable de predecir la reputación. Sin embargo, aunque en Hogan hacemos preguntas basadas en la identidad, no las usamos directamente para hablarte de ti mismo porque ya sabes mucho más sobre ti que cualquier otra persona. Sin embargo, te diremos cómo es probable que los demás te describan en función de cómo te describes a ti mismo.

En resumen, el éxito profesional depende de que las personas alineen sus identidades con su reputación. A la inversa, los problemas profesionales surgen cuando las identidades de las personas se apartan significativamente de su reputación. Hogan ayuda a las personas mostrándoles datos objetivos sobre su reputación, ofreciendo una visión realista de cómo los perciben los demás, que luego pueden utilizar para ajustar su comportamiento. Cuando los concursantes se defienden en American Idol, Cowell dice: “Ve a una audición donde te mientan”. En Hogan, podría decirse que adoptamos un enfoque similar.

Copywright: Thuoper. S.A.S. 2020