¿Evaluar Habilidad Mental en Selección?

Evaluar la habilidad mental en los procesos de selección ha generado desacuerdo. Hoy en día son pocas las organizaciones en América Latina que incluyen dentro de su embudo de selección una herramienta de evaluación cognitiva para tomar decisiones frente a los candidatos.

Hasta hace poco era difícil encontrar el valor de aplicar cualquier tipo de herramienta psicométrica porque las organizaciones no tendían a cuantificar la verdadera correlación entre unos resultados determinados con un buen desempeño en el rol. En pocas palabras, las organizaciones aplicaban pruebas por que sí.

Hoy la situación es diferente. Las áreas de gestión del talento se orientan más al resultado, entienden mejor cómo cuantificar su éxito con unos KPIs muy definidos y tienen más claro el impacto de los elementos blandos en el desempeño. Por esto la exigencia para organizaciones que apoyan esos procesos de gestión humana (como Thuoper) ha crecido enormemente; apareció el reto de estar a la altura de áreas “core” de la organización.

Organizaciones como Assessio han destinado su propósito a diseñar herramientas que cuantifican los elementos individuales que más impacto generan en el desempeño. Esto implica entender qué lo determina y, a partir de ahí, diseñar un proceso de investigación riguroso, basado en estadística, que evalúe estas características.

Assessio tiene una historia de más de 60 años, gracias a la cual ha estado en capacidad de destinar recursos en investigación de la personalidad y capacidad mental en el entorno de trabajo. A raíz de estos esfuerzos, Assessio ha demostrado desde la ciencia y la estadística la alta correlación que tiene la habilidad mental con un desempeño exitoso en el trabajo.

Así, hoy tenemos nuevas razones para pensar que evaluar componentes cognitivos definitivamente es beneficioso para establecer un proceso de selección adecuado, exitoso y efectivo. Assessio demostró que capacidades determinantes para el éxito cualquier rol están directamente correlacionados con un buen nivel de capacidad mental. Por ejemplo:

  1. La capacidad de manejar lo inesperado se correlaciona positivamente en 0,75 con la habilidad mental.
  2. La capacidad de tomar y comunicar información relevante se correlaciona positivamente en 0,71.
  3. La capacidad de tomar decisiones en 0,69
  4. La capacidad de identificar problemas rápido en 0,69
  5. La capacidad de resolver problemas en 0,67
  6. Y, finalmente, la capacidad de aprender, en 0,66.

Si te das cuenta, estos ejemplos son correlaciones estadísticamente significativas (pues están sobre 0,5). Siendo así, probablemente evaluar la habilidad mental sea determinante para tus procesos de selección.

Sin duda existen diferentes herramientas por medio de las cuales puedes lograrlo. Lo importante es elegir una prueba psicométrica que realmente cuente con los estándares de validez y confiabilidad avalados por la APA y otras asociaciones de psicología.

Assessio desarrolló una herramienta que evalúa la habilidad mental, entendida como la capacidad de reconocer patrones, aprender, pensar deductivamente, pensar inductivamente, desarrollar y utilizar conceptos y comprender.

Se llama Matrigma, y es una prueba cognitiva que puedes aplicar en tus procesos de Selección, al comienzo del embudo. Si quieres conocer más al respecto, has clic aquí y comunícate con nuestra área de Estrategia y Relaciones. 

Copywright: Thuoper. S.A.S. 2020